¡A bailar!

¡A bailar!

 

 

 

Somos Humanos: Somos mente, cuerpo, emociones, sensaciones, espíritu… He transcrito como he podido (Perdonad los errores) este vídeo de Tasha Blank, me parece grandioso.

Nacimos en movimiento. Después de 9 meses agarrados a los latidos de nuestra madre, las células se multiplicaron en sistemas, construyendo huesos, cerebros y sangre. Pulsos sincronizados, componiendo espinas, formando pies. Entonces sucedió algo. Cuando aprendimos a equilibrar en nuestros propios pies, aprendimos una manera correcta y una manera incorrecta de moverlos.

Aprendimos que había reglas para ser humano. Aprendimos a hablar cuando era nuestro turno, caminar en filas de uno, a apretar nuestra esencia en trajes de negocios y fingir que nos sentimos bien. Dejamos de escuchar el zumbido de nuestras venas. Apagar los sentidos que nos sacuden y despiertan y elegimos pantallas sobre la carne. Las mentes se arrastran en una furia de distracción. Olvidamos que cada vez que respiramos inhalo parte de ti y exhalo parte de mí. Nos olvidamos que todos compartimos el mismo pulso. Nos olvidamos que hay otra forma y que lo hemos sabido desde que ese pequeño grupo de células se convirtió en la primera patada en el vientre de nuestra madre.

Veamos que tenemos una línea directa de comunicación con el ritmo que vive en el espacio, bajo nuestras mentes. El que late nuestros corazones al tiempo. Una parte de nosotros siempre ha sabido bailar. Y cuando lo hacemos recordamos que el manual de usuario que recogimos en el camino a este planeta está en nuestras tripas. El ritmo volverá a armar nuestras vidas si lo dejamos. Si volvemos a la pista de baile, redescubrimos el ritmo que va directo a nuestros huesos, pisamos los pies hasta que el sudor cae en nuestros ojos y nos movemos demasiado rápido para que la sociedad nos agarre. ¿Y si pudiéramos levantarnos de donde estamos arraigados? Se conocerían como una armonía perdida. Bailar como si compartiésemos los mismos cinco sentidos. Como si nuestros pies estuvieran plantados en el mismo pequeño planeta, y en nuestras venas corriera la misma sangre roja.

Olvidamos por qué dejamos de escuchar. Olvidamos por qué nos peleamos en primer lugar. Olvidamos por qué luchamos entre nosotros. Nos habríamos olvidado de todas las lecciones que hemos aprendido a lo largo del camino porque no teníamos que ir a la escuela para esto. Esto es lo que somos, esto es de lo que estamos hechos, por eso vinimos aquí, VENIMOS A BAILAR.

 

 

Laura Castellanos

Psicóloga en Leganés – Somos Humanos

No Comments

Post A Comment