Mindfulness

Mindfulness

Mindfulness es un tipo de práctica, derivada de la meditación budista.a-little-more-brains-i-think-illustration Se puede decir que es una meditación occidentalizada, es decir, más sencilla que algunas de las técnicas orientales: Está adaptada a nuestro estilo de vida y a nuestras necesidades.

Son ya numerosos estudios los que demuestran la eficacia del Mindfulness en el tratamiento ansiedad, depresión, estrés y dolor crónico. Veamos por qué:

El mindfulness se basa en la concentración de la atención y la conciencia, consiste en prestar atención en cada segundo que pasa  a nuestros pensamientos, emociones, sensaciones corporales y al entorno, sin juzgar ni interpretar, simplemente aceptando lo que hay. Así, la mente se enfoca en lo que es percibido en el momento presente, en lugar de proceder con la normal preocupación acerca del pasado o el futuro y logramos una perspectiva de  distanciamiento crítico respecto a los acontecimientos y nuestras reacciones.

Os propongo un sencillo ejercicio para ir entendiendo mejor el concepto de atención plena:

Elige un objeto de los que te rodean (Un teléfono, una silla…) y dedica unos minutos a observarlo en detalle, como si fuera la primera vez que lo ves: Fíjate en su forma,  su textura, color, características, los materiales con los que está hecho, etc. Intenta hacerle una fotografía mental. Si el objeto tiene un rasguño, mancha o defecto, acéptalo como es, no entres a pensar cuando sucedió o como arreglarlo. 

Después, cierra los ojos e intenta visualizar ese objeto tranquilamente en tu mente, con todos los detalles que puedas. Dedica tiempo a repasar casa centímetro del objeto y visualizarlo lo más real posible.

Si durante el ejercicio, otros pensamientos asaltaron tu mente, simplemente date cuenta del pensamiento. Date cuenta de si es repetitivo, si ha dado lugar a una emoción o a otro pensamiento. Darse cuenta de los procesos mentales es una finalidad del mindulfness.

Este tipo de práctica (Observación atenta y sin juzgar, sin intentos de escapar o rechazar) va generando una aceptación que nos permite pasar de la reacción ansiosa y de preocupación automática, a la respuesta elegida de aceptación y tranquilidad. El reconocimiento y la aceptación de las sensaciones de malestar, tensión y ansiedad, sin tener que hacer nada para modificarlas, evitarlas o huir de ellas ya es un gran cambio.

ansiedad-jaula-mente

Cuando practicas mindfulness tienes el control de tu atención, en vez de dejarte llevar por esa ansiedad automática que te enfoca hacia temas ansiógenos y que no se limita a verlas y aceptarlas, sino que evalúa y juzga.

Si practicas este tipo de aceptación, tus contenidos mentales dolorosos, esos que ahora tienen tanto poder para hacerte daño, se irán debilitando y dejarán de ser más fuertes que tú y de tener el control sobre tu vida. Si no haces algo que deseas hacer por la ansiedad que te genera, la ansiedad te domina a ti; si aceptas tu ansiedad, la dejas estar y haces lo que deseas hacer a pesar de ella, centrando tu atención en el presente y en lo que importa, no en la ansiedad, entonces tú eres más fuere que tu ansiedad. Con la práctica continuada de mindfulness:

– Se fomenta la auto-observación de nuestros procesos mentales, notando los propios pensamientos y emociones como un observador imparcial, enganchándonos cada vez menos a ellos.

– Creamos habilidades de autorregulación que implican un mayor equilibrio emocional para manejar y afrontar el estrés, el dolor y las demandas de la vida cotidiana.

– Una mayor toma de conciencia de la relación entre el cuerpo, la mente y las emociones: Dándonos cuenta de cómo éstas influyen en el manejo del estrés, la salud y la calidad de vida.

– La práctica de mindfulness nos permite desarrollar flexibilidad psicológica, para crear nuevas maneras de responder a las situaciones, que nos llevan a una regulación de nuestras reacciones, más conscientes y elegidas.

Mindfulness te sirve de ayuda para aceptarte en vez de criticarte. Prueba de vez en cuando a observar lo que pasa por tu mente sin juzgar, ni criticar, ya sea en sentido positivo o negativo, y verás que hay una gran diferencia. Incluso en tu trabajo, hogar o por la calle puedes ir practicando este percibir sin juzgar. Es difícil al principio, pues saltará nuestro piloto automático, pero date cuenta de cómo interpretas la realidad. Tu forma habitual de relacionarte con los contenidos de tu mente ha sido probablemente la de juzgar. Prueba a cambiar esto y comprueba su efecto: Imagina que un día estás tranquilamente en tu casa y al mirar por la ventana ves que está lloviendo. Entonces dices: “Ah, está lloviendo” y luego sigues con lo que estabas haciendo, sin empezar a pensar “vaya día gris, me voy a mojar cuando salga”, o cosas así.

screenshot_2016-09-08-16-01-07-1

Aceptar es lo contrario a evitar. Tendemos a evitar los pensamientos y emociones que nos causan dolor. Mindfulness implica aceptarlos, quedarte con ellos mientras están ahí, sin huir.

La práctica de esta aceptación hace aumentar tu resiliencia y resta poder a esos contenidos dolorosos. Mindfulness es ser consciente de cada momento sin pretender cambiarlo o cambiarte a ti. Es experimentar el momento sin interpretarlo. Si quieres practicar mindfulness en Leganés, llámanos.

 

Laura Castellanos

Psicóloga en Leganés – Somos Humanos

 

No Comments

Post A Comment