La rabia

índiceRABIA PORQUE NO ESTÁS AQUÍ

 

Rabia porque me has dejado   …  SOLA.                                                      .

Rabia porque   …  STOP.

 

Tantas frases me salieron… que me liberaban aunque a la vez me dolían. ¿Cómo podía lanzar todo eso contra ti? Aunque sólo fuese en mi cabeza, aunque sólo fuese en una habitación en la que no había nadie más que yo… Sabía que tú no tuviste la culpa, la tuvo el cáncer, y eso me impedía sacar la rabia. No podía enfadarme contigo.

¡Por fin la saqué! El día anterior había tenido sesión de terapia corporal y gracias a Isabel pude conectar con esa rabia desde lo más profundo. Empezaron a surgir todas esas frases y toda esa mezcla de energía que no podía controlar.

Mi entrecejo se fruncía, los párpados reaccionaban como si debajo demasiadas cosas intentasen recolocarse, las lágrimas caían, mi labio se levantaba y la respiración se entrecortaba… Era mucho lo que tenía que salir. Al terminar la sesión, aunque pude calmarme sabía que eso sólo era un punto y seguido.

Pensé que debía escribir sobre ese momento. Debía escribir las frases que logré construir en mi cabeza, a pesar de que una parte de mí no quería que las palabras encajasen. Nada más empezar a escribir me di cuenta de que lo que necesitaba no era escribir; era dar patadas, puñetazos, decir esas frases en voz alta, sacar esa agonía, eso que se agarraba dentro de mí como una trampa para osos bien cerrada.

Cuando lo hice me sentí mucho mejor. Me desprendí de algo que era mío pero no lo era, porque tarde o temprano tenía que partir. Lancé algo que apuntaba hacia ti pero no lo hacía, porque ya no podía adueñarse de nada.

Rabia…índicej

Rabia porque eras tú el que me empujaba hacia delante, porque todos en algún momento necesitamos las palabras de un padre y yo no las tengo. Porque ahora me cuesta sostenerme. Porque mamá se ha quedado sola y necesita cosas que yo no puedo darle. Y porque yo necesito otras que ella tampoco me puede dar. Rabia porque me falta la energía, porque tengo que tirar hacia delante y la lucha me deja exhausta. Rabia porque el futuro sin unas palabras que me acompañen, me asusta. Rabia porque ahora todo es más difícil. Rabia porque te tengo que imaginar y no te puedo ver.

Rabia porque siempre te voy a echar en falta.

 

Semíramis Cortés Prieto

Psicoterapeuta en www.psicologodemadrid.com.es

Semiramiscp@gmail.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s